top of page

¿Proyector o televisor? Te ayudamos a decidirte

Aún cuando las salas de conferencias sean grandes o pequeñas, el aprovechamiento del espacio siempre es la premisa a la hora de elegir la orientación, el mobiliario y el equipamiento.

A la hora de decidirnos sobre qué instalar en nuestra sala, hay varios factores a tener en cuenta:

  • el tamaño de la sala

  • la distancia entre los usuarios y la pantalla o proyección

  • el uso principal que le daremos (para video-conferencias, para compartir pantalla, para presentaciones, una combinación de varias)

  • la luminosidad de la sala

  • la conectividad, qué necesitaremos conectar al dispositivo

  • los accesorios, además de la pantalla o el proyector: cableado, soportes a pared o techo, equipo de sonido, etc.

  • el presupuesto del que dispongamos


El repaso a las ventajas e inconvenientes de los televisores frente a los proyectores deja claro que hay solo un ámbito en el que los proyectores ganan la batalla, y es en el de la diagonal que pueden ofrecernos ambos productos.


Salvo por ese detalle, la elección parece favorecer claramente a los televisores o pantallas profesionales, que se han vuelto más accesibles y atractivos con cada nuevo modelo. Una SmartTV de 55 pulgadas con resolución 4K y soporte HDR nos hubiera salido por un ojo de la cara hace pocos años, pero hoy en día este parece ser el estándar de facto en la industria. Un estándar que además es lo suficientemente grande y, que desde luego nos brinda una calidad de imagen fantástica.



Haciendo click aquí verás una entrada de blog que hicimos específica para explicar las diferencias entre televisores de uso doméstico (Smart TV) y pantallas profesionales

Razones por las que elegir un televisor o pantalla

Hay algunas ventajas del televisor frente al proyector y que debemos tenerlas en cuenta a la hora de tomar la decisión. Mejor calidad, sonido, conectividad, etc.


Fácil de usar y fácil de instalar

No requiere de grandes conocimientos técnicos: simplemente colocarlo tanto en su base como en la pared, enchufar y listo. Los proyectores requieren de muchos más ajustes y requisitos de la sala.


Menor dependencia

Tienes menos dependencia de espacio, de luz. Un televisor es una buena opción en cualquier sala, sea del tamaño que sea y entre la luz que sea. Tampoco tienes que tener una pared completamente vacía para el proyector sino que puedes tener un gran mueble con espacio para la tele, por ejemplo. En estos casos, tenemos menos dependencia para elegir.


Smart integrado

Si vas a elegir una Smart TV está integrado el sistema inteligente sin necesidad de utilizar un aparato del tipo Chromecast o Xiaomi Mi Box. Simplemente vas a la sección de aplicaciones e inicias sesión en Netflix, en YouTube y en todas aquellas que necesites. También podrás compartir pantalla de forma fácil. En el caso del proyector, necesitaremos hacer uso de estos dispositivos inteligentes que añadan la opción de descargar y usar estas aplicaciones.


Mayor versatilidad

Aquí mucha gente no tiene en cuenta que, en vez de instalar la pantalla fija en una pared, también tiene la opción de instalarla en un soporte móvil y darle así varios usos a la misma instalación. Con una misma pantalla, puedes tener un sistema de video-conferencia y, cuando no tengas que utilizarla en la sala de reuniones, moverla a la recepción para mostrar un video corporativo en bucle. Le das más usos a una misma pantalla, solamente por colocarla en un soporte con ruedas.




Mejor color, brillo y contraste

A la hora de comprar un televisor tienes mejor color, mejor brillo y mayor contraste que si vas a utilizar un proyector. La calidad de la imagen será mejor, a no ser que quieras gastarte miles de euros en un proyector de gama profesional.


No necesitas un equipo extra

No necesitas comprar altavoces por separado, por ejemplo, a la hora de comprar un televisor. Puede que quieras una barra de sonido para mejorar la calidad del audio pero no es imprescindible tenerla y puedes conformarte con sus propios altavoces. En el caso del proyector sí necesitaremos, en la mayoría de los casos, un mejor equipo de sonido ya que generalmente son de una calidad bastante mejorable y muchos de ellos ni siquiera traen un sistema de audio integrado.

Razones por las que elegir un proyector


Existen muchos tipos de proyectores: de tiro corto, interactivos, 3D, mini proyectores, 4k, etc.


Como habrás visto hasta ahora, en la mayoría de casos, te recomendamos el uso de una pantalla o Smart TV.


En una comparativa técnica, de especificaciones, entre un proyector y una pantalla o Smart TV, al mismo precio, una pantalla te ofrecerá mejores prestaciones de calidad, mejor resolución, conectividad, etc. Ahora bien, en donde sí ganan los proyectores es en el tamaño: siempre que busquemos tamaños de proyección mayores de 90-100 pulgadas, la mejor opción será un proyector.


A día de hoy, solamente las pantallas tipo LED (videowalls) ofrecen tamaños semejantes a los que puedas conseguir con un proyector de calidad medio-alta. Y la diferencia de precio es sustancial, a favor de los proyectores.


Un detalle a tener en cuenta es que deberemos disponer de una pantalla en donde proyectar la imagen, la cual sumaremos al presupuesto. Así también como un brazo o soporte de pared o techo, según nos convenga.


Sea cual sea tu elección, en SVi somos especialistas en el asesoramiento e instalación de sistemas audiovisuales, por lo que nos encantará ayudarte a elegir la mejor opción según tus necesidades.

Comentarios


bottom of page