top of page

Diferencias entre una pantalla profesional y una TV para uso doméstico

Existen muchas diferencias entre los monitores profesionales usados en los comercios u oficinas y los TVs de uso doméstico, que son productos pensados y fabricados para un uso exclusivo en el hogar.


1. Diseño


Un televisor convencional está diseñado para un uso doméstico. Desde su diseño, la pantalla, la luminosidad, la conectividad y todo su hardware y software están estrictamente ideados únicamente para hacer un uso de forma esporádica.


En cambio, un monitor profesional esta concebido para el uso comercial. Todo su hardware y software esta preparado para hacer un uso intensivo 24/7. Los materiales de su construcción son más robustos y están más preparados ante los posibles inconvenientes que pudieran surgir, alcanzando niveles de calidad que ningún televisor convencional puede tener.


Lo más importante es el diseño de un buen sistema de ventilación que permite un uso sin descanso y continuado del producto. Por tanto, están preparados para soportar y minimizar las altas temperaturas que podrían llegar a dañar los componentes electrónicos y a quemar el panel de forma irreversible.


2. Brillo y rendimiento


El panel de un monitor profesional no tiene nada que ver con la de un televisor de uso doméstico. Nuestras pantallas están diseñadas para brillar más y ser más fáciles de ver desde ángulos diferentes.


Una pantalla comercial puede incorporar sensores de luz que permitirán ajustar el brillo de la pantalla según la luz solar que reciba en cada momento.


Las pantallas de uso doméstico incorporan habitualmente entre unos 150 y 200 nits de luminosidad. Sin embargo, un monitor profesional dispone de entre 400 y 5500 nits . Tanto si su uso es para interior como para semi-exterior, el brillo que puede ofrecer una pantalla convencional no se ajusta ni de lejos al rendimiento profesional que precisa una pantalla en un puesto comercial.




3. Desgaste


Por supuesto, un monitor profesional alcanza un nivel de durabilidad muy superior a uno convencional. Porque su pantalla soporta mejor los golpes y rasguños, y sus píxeles no sufren un desgaste temprano. También esta preparado para exponerse a diferentes temperaturas, tanto bajas como altas.


Un televisor de uso doméstico puede llegar a tener unas 40.000 horas de uso sin tener un uso comercial. En cambio, un monitor profesional concebido para la cartelería digital puede superar las 100.000 horas de uso.

4. Versatilidad


Además, un monitor profesional puede ser usado de manera vertical u horizontal, dependiendo del uso que quiera darse a sus contenidos.


Las pantallas profesionales también disponen de más variedad de tipos de entrada que los televisores domésticos: LAN, IR, RS232, VGA, HDMI, DVI, DisplayPort, etc. Esto supone mas versatilidad y más opciones para administrar la pantalla y los contenidos de manera remota con un reproductor multimedia.


5. Retorno de la inversión


Si quieres hacer uso de la cartelería digital de manera profesional, un monitor interior o un monitor exterior profesional cumplirá con creces con todos los objetivos y propósitos que te hayas marcado como empresa.


Conseguirás mas visibilidad y con ello más clientes interesados. Tus comunicaciones serán mas eficientes y eso se verá reflejado en un retorno rápido de tu inversión.






DIFERENCIAS IMPORTANTES ENTRE LAS DOS LINEAS DE PRODUCTOS


  • La pantalla profesional puede usarse en modo vertical sin calentamiento alguno

  • En las pantallas profesionales existe una gran variedad de formatos y tamaños desde el habitual 16:9 a los formatos cuadrados (1:1) o ultra panorámicos (58:9). En cuanto a tamaños, desde 32” hasta 98”

  • La calidad del panel, de los componentes electrónicos o la fuente de alimentación es superior a la de un televisor, que está fabricado para funcionar una media de 4-6 horas diarias

  • Las pantallas profesionales siguen dos estándares: 16/7 y 24/7, expresando así las horas de uso al día que soportan

  • En la gama profesional podes elegir modelos con distintas luminosidades desde 350 cd/m2 hasta los de alto brillo de 2.500 cd/m2, construidos para su uso en vidrieras e incluso con exposición directa del sol

  • Para la creación de vide-owalls se utiliza una gama profesional especial de monitores con electrónica específica y un marco cada vez más estrecho para crear un efecto fino y estilizado

  • La cartelería digital utiliza señales de vídeo de alta calidad y un televisor es un equipo pensado para ser conectado a una antena a través de un sintonizador. También varía la colorimetría pues un monitor persigue reproducir con fidelidad las imágenes mientras que un televisor busca un color con impacto visual, como el actual HDR.




¿Qué otros aspectos se deben considerar?


Si ya has entendido las diferencias entre monitor profesional y monitor doméstico, y eres de los que evalúan todos los puntos antes de realizar una compra, esto te interesa. Sin duda, deberías valorar estos tres puntos como mínimo:

1. Visibilidad


Tanto si colocas tu pantalla en interior como en exterior la visibilidad es la clave. Necesitas una pantalla profesional con una cantidad de nits adecuada al lugar de su instalación. Que pueda verse adecuadamente por tus clientes desde cualquier ángulo y desde cualquier circunstancia ambiental debería ser tu primera consideración antes de comprar un monitor profesional.

2. Durabilidad


Su durabilidad es importante, un monitor robusto de buenos materiales y que ofrezca un menor desgaste con el tiempo es uno de los elementos a considerar. Deberás considerar aspectos como si su uso es para exterior o para interior.

3. Versatilidad


La versatilidad que pueda ofrecerte un monitor profesional siempre será muy alta, pero según tus propósitos comerciales deberás definir previamente su tamaño, posición y conectividad.



En SVi estaremos encantados de poder ayudarte y asesorarte a elegir la mejor pantalla según el uso que quieras darle. Ponte en contacto con nosotros y te pasaremos un presupuesto sin ningún compromiso



Comments


bottom of page